SATSE “radiografía” la realidad de las enfermeras y enfermeros en los hospitales públicos españoles

30 mayo 2019
España necesita una ley que regule el número máximo de pacientes por enfermera

Ningún centro tiene el número suficiente de enfermeras y enfermeros, forzando a los profesionales de los hospitales a sufrir una situación diaria de “sobrecarga absoluta”. 

Ningún hospital público español puede garantizar una atención y cuidados con el nivel de seguridad adecuado al no contar con el número suficiente de enfermeras y enfermeros, según concluye el Sindicato de Enfermería, SATSE, tras un detallado análisis de la realidad que se vive en las distintas unidades, servicios, turnos y días de la semana.

Tras analizar la situación en más de 9.000 unidades y servicios de más 300 hospitales del sistema sanitario público de nuestro país, el estudio “Análisis de la realidad de los enfermeros, enfermeras, matronas y fisioterapeutas en los centros sanitarios del país” concluye que la situación que soportan a diario las enfermeras y enfermeros en los hospitales es de “sobrecarga absoluta”, apuntando que hay una ratio paciente-enfermera/o completamente alejada de las existentes en la Unión Europea, con lo que se pone en peligro la seguridad de los pacientes.

En lo que respecta a los hospitales de Nivel 1 (menos de 200 camas), hay entre 10,6 pacientes y 21 pacientes por cada enfermera/o, dependiendo del día y turno. En concreto, en las Unidades Médicas hay entre 10,6 y 21,6 pacientes por enfermera/o; en las Unidades Quirúrgicas, entre 10,1 y 21,3 pacientes por profesional, y en las Unidades Mixtas, entre 11 y 19,5 pacientes por enfermera/o.

Por su parte, en los hospitales de Nivel 2 (entre 200 y 500 camas) hay entre 11,1 pacientes hasta 20,3 pacientes por cada profesional de Enfermería. La cifra correspondiente en las Unidades Médicas es entre 10,4 y 19 pacientes por profesional; en las Unidades Quirúrgicas, entre 11,9 y 21,4; y en las Unidades Mixtas, entre 11,5 y 23,3 pacientes por cada enfermera/o.

En los hospitales de Nivel 3 (más 500 camas), hay entre 10,5 pacientes por enfermera/o hasta 19 pacientes, según día y turno. En lo que se refiere a las Unidades Médicas, son entre 10,8 y 18,8 pacientes por cada profesional; en las Unidades Quirúrgicas, entre 10,4 y 19,3, y en las Unidades Mixtas, entre 10,5 y 20,4 pacientes por enfermera/o.

En lo que respecta a las Unidades de Cuidados Intensivos, hay un mínimo de 2,24 pacientes por enfermera/o hasta un máximo de 2,73. Por su parte, en las Unidades de Reanimación-Unidades de Recuperación Postanestésica (URPA), hay un mínimo de 4,9  y un máximo de 9,4 personas por cada enfermera/o.

Otros datos aportados por el estudio son que en las Unidades de Urgencias (Observación), hay desde 4,5 pacientes hasta 4,7 por cada profesional de Enfermería, y que en Hospitalización Materno Infantil, en las unidades de Ginecología y Obstetricia hay entre 9,5 y 18,9 pacientes por enfermera/o y en Cirugía infantil, entre 5,7 y 13,1 pacientes por cada profesional. Por último, el estudio concluye que hay una ratio de 0,64 enfermeras/os en la Consultas Externas de Atención Especializada.

Ante esta realidad, SATSE elaboró una Ley de Seguridad del Paciente que, a través de una Iniciativa Legislativa Popular, espera que sea debatida y aprobada en el Congreso en los próximos meses. Esta norma establece las “líneas rojas” que ningún hospital debería sobrepasar en cuanto al  número de pacientes asignados a una enfermera o enfermero, y que, en la actualidad, se están “cruzando” en todos los servicios autonómicos de salud.

En concreto, la Ley de Seguridad del Paciente establece que en las Unidades de Hospitalización se debe asignar un máximo de seis pacientes por cada enfermera o enfermero, pudiéndose establecer hasta un máximo de ocho pacientes en función de las condiciones de los pacientes, de las características de la unidad y de la franja horaria de trabajo.

En las Unidades de Cuidados Intensivos y otra áreas de cuidados críticos, la norma estipula un máximo de 2 pacientes por profesional de Enfermería, con la excepción de las unidades coronarias en las que este número podría aumentarse excepcionalmente hasta 3 pacientes por enfermera, mientras que en las Unidades de Reanimación Postquirúrgica, el número máximo es de 3 pacientes por cada profesional.

En España no existe, en la actualidad, ninguna norma estatal que regule la asignación de enfermeras y enfermeros en función del número de pacientes en los hospitales, centros de salud u otros centros sanitarios y sociosanitarios, por lo que los distintos servicios de salud autonómicos deciden las plantillas en función de criterios organizativos y económicos totalmente alejados de la realidad asistencial y de las necesidades de las pacientes, concluyen desde el Sindicato de Enfermería.