Camas de UCI en Ceuta: reales solo 7 y el resto ya se usa en reanimación

16 junio 2020
Enfermeras de UCI atienden a un paciente ingresado en la Unidad Cuidados Intensivos por COVID 19

SATSE no duda de que la expansión de la UCI esté preparada para atender a pacientes COVID-19, ni tampoco que Ceuta pueda promocionar de fase en la desescalada, pero sí defiende que a Ceuta le corresponden 18 camas de UCI, no por la crisis del coronavirus, sino en condiciones normales.

Tras las últimas informaciones, el Sindicato de Enfermería en Ceuta (SATSE) reitera que la ciudad autónoma tiene 7 camas UCI y, para poder avanzar de fase en la desescalada, el INGESA ha tenido que coger las 9 camas de Reanimación y poner a disposición de la pandemia las 20 camas de Cirugía Mayor Ambulatoria. Es decir, que la UCI de Ceuta, sin pandemia, cuenta con 7 camas y, una vez que termine la crisis sanitaria o el coronavirus esté controlado, volveremos a esa cifra. 

Durante la pandemia, el INGESA ha quitado las camas de Reanimación y de Cirugía Mayor Ambulatoria como tal porque no ha habido intervenciones programadas a excepción de las urgentes que no pudieran demorarse, como un accidente de tráfico o una cesárea. El resto se suspendió. 

Por tanto, no podemos decir que Ceuta disponga de 17 camas UCI como afirma el INGESA: hay 7 camas UCI y se han utilizado 9 camas de Reanimación y 20 de Cirugía Mayor Ambulatoria. SATSE aclara que no pone en duda que esas camas estén preparadas para atender a pacientes con COVID-19, ni tampoco que Ceuta pueda promocionar de fase, porque sí que tenemos esas camas a disposición del coronavirus aunque a costa de paralizar toda la intervención quirúrgica programada. 

Obviamente, esa congelación de la actividad quirúrgica solo se puede realizar en un periodo de tiempo corto y determinado, no se puede suspender la cirugía de toda Ceuta hasta que haya una vacuna contra el coronavirus. Pero es más, una vez que se consiga la vacuna y todo vuelva a cierta normalidad, la UCI de Ceuta seguirá siendo escasa, mínima para nuestra población porque la ciudad autónoma debería tener 2 camas por cada 10.000 habitantes, es decir, 18 camas no por el COVID-19, sino en condiciones normales y todo ello sin contar con la población flotante. 

La actividad en el quirófano se está reanudando paulatinamente porque no hemos tenido más ingresos de COVID-19 en UCI y se están utilizando las camas de Reanimación para el postoperatorio. Si Ceuta hubiese tenido un índice similar al de otras autonomías más afectadas, no hubiéramos podido reanudar las intervenciones quirúrgicas. 

Plantilla de enfermeras en UCI 

SATSE defiende que la plantilla real de la UCI, no de la expansión de la UCI que desaparecerá cuando acabe el COVID-19, tiene que incrementarse porque la ratio mínima es de dos pacientes por cada enfermera y, sin embargo, cada profesional se ocupa de 2,3 pacientes en turno de mañana y tarde, y de 3,5 pacientes en el turno de noche. Unas cifras que hay que sopesar teniendo en cuenta que el estado de estos ingresados es crítico.  

En cualquier caso, el aumento de capacidad de la UCI es una potestad del INGESA Madrid, al ser su competencia exclusiva. 

Por último, SATSE pide al INGESA claridad porque en ningún momento este sindicato ha negado que sean tres los profesionales sanitarios contagiados en su lugar de trabajo, sino todo lo contrario, se ha congratulado de que el INGESA reconociese a los enfermeros el contagio como enfermedad profesional.