SATSE incentiva la investigación en el curso sobre metodología científica

19 mayo 2017

El profesor Quesada Sanz explica que cribar la información mediante la “lectura crítica” e identificar “qué casos de la actividad diaria de los profesionales” pueden “traducirse en investigaciones” son dos de las claves de la metodología científica

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email
valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

Antonio Andrés Quesada Sanz, especialista en Microbiología, doctor en Farmacología, máster en Enfermedades Infecciosas y con amplia experiencia docente ha impartido esta semana el curso ‘Metodología científica. Búsqueda bibliográfica y redacción de artículos científicos’ en el Hospital Universitario de Ceuta.

Una formación oferta por SATSE Ceuta, con la acreditación de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), que persigue incentivar la investigación dotando a los profesionales de habilidades con cuyo manejo darán forma a trabajos científicos a partir de su propia práctica clínica.

Durante sus dos años como docente investigador en Ecuador, y a partir de su tesis doctoral, Quesada desarrolló un proyecto de investigación sobre una técnica que llevaba practicándose 30 años en España pero inédita en el país andino: el cribado del estreptococo grupo B en mujeres embarazadas. Un screening que disminuye la mortalidad infantil, la bacteremia en neonatos, el retraso mental o la sordera consistente en un exudado vaginal y rectal antes de proporcionar a la progenitora –de ser necesario- un tratamiento profiláctico que evite la transferencia de la bacteria al recién nacido.

Esta experiencia investigadora sirvió a Quesada para introducir a los alumnos del curso de SATSE en la metodología científica y, concretamente, en la importancia de la “elección del tema de investigación, la búsqueda bibliográfica y la traducción de la misma no solo en los trabajos científicos, sino también en el aprendizaje de forma autónoma, independiente y activa”. Unas herramientas que permiten, además, “entender la metodología de otros hospitales”.

“La idea es cribar toda esa información a través de una lectura crítica, es decir, tener una actitud crítica ante todo, que cuando se enfrenten a un artículo, sepan diferenciar el peso que tiene, pero también que sepan cuestionarse que por el hecho de que venga en inglés o esté en una página universitaria ya es un dogma de fe”, puntualizó Quesada. Un cribaje que compatibiliza esa parte personal que permite al sanitario “identificar en su actividad diaria qué casos pueden tener interés científico” por su experiencia propia con el uso de medios tecnológicos, como pueden ser las bases de datos en internet.

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email